Volatilidad del mercado y riesgo de mercado ¿Cuál es la diferencia entre ambos?

La volatilidad del mercado y el riesgo del mercado
¿Que aprenderas en este artículo?

Hoy en día, en el mundo financiero, la volatilidad del mercado se considera siempre arriesgada. La gente no entiende la delgada línea de diferencia entre ambos. La volatilidad del mercado y el riesgo del mercado son términos que inducen mucho miedo a un inversor.

El riesgo se refiere a la incertidumbre y a la probabilidad de sufrir pérdidas debido a elementos que repercuten en el rendimiento general del mercado, mientras que la volatilidad es la variación del valor de un título y el riesgo de que haya un alto grado de dispersión en la magnitud de los títulos.

Estos dos términos se utilizan como sinónimos y a menudo pueden conducir a errores de negociación, que no sólo le costarán dinero a corto plazo, sino también la estabilidad financiera a largo plazo.

El riesgo de mercado no es equivalente a la volatilidad del mercado:

La volatilidad constituye el mercado. Subir un día y bajar otro está en el ADN del mercado. Pero el riesgo es sólo un elemento del mercado. Es mucho más que la volatilidad. El riesgo es, sobre todo, la posibilidad de no obtener los rendimientos esperados. Uno puede tomar medidas para minimizar el riesgo o prevenir resultados negativos, pero no eliminarlo.

Tipos de riesgo de mercado

Riesgo de tipo de interés: Se refiere a las fluctuaciones del tipo de interés causadas por un cambio en los factores fundamentales, como la política monetaria.

Riesgo de divisas: Se refiere a la pérdida de dinero debido a la variación del precio de una divisa. Suele darse en los inversores que participan en el comercio y la inversión internacionales.

Riesgo de renta variable: Es el riesgo que surge debido a la variación de los precios de las acciones de una empresa. Se considera que tiene una alta volatilidad en el mercado.

Riesgo de materias primas: Se produce debido a las variaciones de los precios de las materias primas, como el petróleo y los metales, que repercuten indirectamente en la renta variable.

Riesgo de escenario actual: Incluye el impacto de un cambio en la posición de la empresa debido a situaciones políticas y de emergencia.

Ciertas condiciones de volatilidad comprenden sólo una pequeña parte del riesgo, que hace caer el mercado y aumenta la posibilidad de pérdidas. Es importante reconocer que incluso las acciones con baja volatilidad en el mercado pueden sufrir un descenso repentino debido a circunstancias inesperadas, como un litigio imprevisto o una declaración de quiebra, y resultar una inversión arriesgada.

riesgo de mercado

La volatilidad del mercado no es el riesgo del mercado

Según Warren Buffett «La volatilidad no es ni mucho menos sinónimo de riesgo».

Aunque están estrechamente relacionados, es importante no confundir el riesgo de mercado con la volatilidad de mercado. No son idénticos. Nadie se esfuerza en reconocer la diferencia subyacente; de ahí que se sustituyan el uno por el otro.

Warren Buffett aclaró la concepción de la volatilidad y el riesgo de mercado en su carta anual de 2014 a sus accionistas. «Los precios de las acciones siempre serán mucho más volátiles que las tenencias equivalentes de efectivo. Sin embargo, a largo plazo, los instrumentos denominados en divisas son inversiones más arriesgadas -mucho más arriesgadas- que las carteras de acciones ampliamente diversificadas que se compran a lo largo del tiempo y que se poseen de una manera que invoca sólo tasas y comisiones simbólicas. Esta lección no se ha enseñado habitualmente en las escuelas de negocios, donde la volatilidad se utiliza casi universalmente como indicador de riesgo. Aunque esta suposición pedagógica facilita la enseñanza, es totalmente errónea: La volatilidad está lejos de ser sinónimo de riesgo».

Aunque la volatilidad del mercado puede provocar una pérdida permanente y aumentar el riesgo, ofrece a los inversores la posibilidad de obtener beneficios y detener las pérdidas a tiempo. Es sólo una fuente de pérdidas, pero su facilidad de medición la convierte en el corazón del método de gestión del riesgo.

¿Cómo optimizar la volatilidad del mercado?

La volatilidad del mercado se entiende como la tendencia de un valor a subir y bajar notablemente en un corto periodo de tiempo. Pero este movimiento no siempre tiene un lado negativo. Cuando la gente deje de ver este fenómeno como algo perjudicial, lo verá como algo oportuno. Los temores a corto plazo nublan el juicio y la capacidad de estrategia del inversor. La volatilidad del mercado es inevitable y hay que encontrar la manera de sortearla.

Cuando llega una tormenta, no hay que aplicar una estrategia de salida. Es vital entender la ventaja potencial de las oportunidades de inversión que surgen de la volatilidad del mercado. A continuación se presentan dos estrategias que ayudan a aprovechar la volatilidad en beneficio propio

Centrarse en el largo plazo hasta que la volatilidad del mercado desaparezca

Una forma de sacar provecho de la volatilidad del mercado es mantenerse durante el transcurso de la misma, a pesar del caos del mercado. Esto evitaría, al menos, las pérdidas innecesarias a corto plazo que podrían surgir al intentar calcular el momento correcto del mercado. Es imposible calcular a la perfección la salida (en un máximo del mercado) o la entrada (en un mínimo del mercado). Además, esta mala sincronización puede aumentar las pérdidas durante la volatilidad del mercado.

Cuando los precios son bajos, aproveche

La volatilidad del mercado, si se mira de otra manera, también puede crear oportunidades ventajosas para un inversor. Puede proporcionar puntos de entrada para alguien cuya estrategia de inversión y horizonte temporal sea a largo plazo. Para los inversores alcistas, que creen que los mercados se comportarán mejor a largo plazo, la volatilidad del mercado a la baja ofrece la oportunidad de comprar más acciones a precios relativamente más bajos. Al aumentar la inversión en valores con descuento, se reduciría el coste medio por acción y aumentaría la rentabilidad a lo largo del tiempo.

La etapa de volatilidad del mercado resulta ser un buen momento para invertir fondos adicionales y liquidar/reasignar los activos de bajo rendimiento, teniendo en cuenta su tolerancia al riesgo y sus objetivos a largo plazo. Una forma de hacerlo es invertir en fondos de inversión, diseñados para ello.

Disponer de un plan que describa sus objetivos y dé cuenta de sus necesidades puntuales, y revisarlo periódicamente, le asegura estar preparado para todas las condiciones del mercado. Esto le servirá de piloto en las fases de incertidumbre en las que reina el caos y el pánico y la gente actúa con miedo. No siempre es malo, no cuando uno está preparado para aprovechar sus perspectivas y oportunidades exclusivas.

votalidad del mercado

Conclusión:

La volatilidad, aunque inevitable, puede ser beneficiosa si uno sabe cómo actuar. El riesgo, por otra parte, puede minimizarse si uno lo intenta. Una forma de hacerlo sería la cobertura, que es básicamente una póliza de seguro para la diversificación de su cartera de valores.

Para un inversor minorista, se sugiere que se mantenga alejado de la volatilidad del mercado a corto plazo, especialmente si no entiende los movimientos del mercado. La alta volatilidad del mercado resulta ser un buen punto de entrada para los inversores a largo plazo.

A pesar de sus diferencias, ambos son vitales para que una inversión tenga éxito y hacen mayor hincapié en el análisis y en un estilo de enfoque sistemático y profesional. Hay que saber aprovechar una situación desafortunada y estar preparado para lo peor.

Otros artículos

REGÍSTRATE AHORA

Envía tu solicitud y te facilitaremos las próximas fechas disponibles del webinar informativo.

Guias trading

Aprende trading con nuestras Guías