Opciones sobre acciones

Share Post:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
opciones sobre acciones

¿Qué son las opciones sobre acciones?

Las opciones sobre acciones permiten a los operadores el derecho a comprar un valor específico a un precio concreto en un momento determinado del futuro, pero sin ninguna obligación.

Si tienes hambre, tienes una gran variedad de restaurantes para elegir. Si quieres comprar un coche, tienes diferentes fabricantes que fabrican distintos modelos con un sinfín de mejoras.

Es cierto que el exceso de opciones puede provocar a veces una parálisis por análisis, pero tener diferentes opciones a nuestra disposición nos permite sopesar los pros y los contras y tomar decisiones con conocimiento de causa.

Los operadores también tienen opciones, y no sólo en la variedad de acciones y sectores diferentes entre los que elegir.

¿Cree que una acción concreta subirá mucho en tres meses? Pues puede comprar una opción para ello.

Al mismo tiempo, otro operador puede observar el mismo valor y ver que se avecina una caída, y también puede comprar una opción para ese caso.

Las opciones dan a los operadores la oportunidad de utilizar el apalancamiento en sus pronósticos bursátiles personales, pero es importante entender cómo funcionan estos tipos de derivados antes de ponerlos en práctica.

¿Cómo funcionan las opciones sobre acciones?


En todas las transacciones de opciones intervienen dos partes: un comprador y un vendedor (a menudo denominado emisor de la opción).

El comprador adquiere el derecho (pero no la obligación) de comprar una determinada acción en una fecha posterior si se alcanza un determinado precio.

Todos los contratos de opciones tienen una fecha de vencimiento, y algunos llegan hasta varios años. Sin embargo, las opciones no pueden mantenerse para siempre y cuanto más largo sea el plazo, más caro será el contrato.

Si el comprador cree que una acción está infravalorada en ese momento, puede adquirir una opción de compra para comprar las acciones a bajo precio después de una gran subida. El comprador paga al emisor de la opción por el contrato, lo que se conoce como prima.

Si compra una opción y la acción subyacente no alcanza el precio predeterminado (llamado precio de ejercicio), el contrato expirará sin valor.

Si la acción sí alcanza el precio de ejercicio, la opción estará “in the money” (ITM) y el comprador tendrá la posibilidad de comprar acciones de la acción al precio de ejercicio, aunque las acciones se hayan disparado un 60% por encima de ese precio.

Un contrato da al comprador la opción de 100 acciones, pero el comprador no necesita ejercer el contrato cuando se alcanza el precio de ejercicio.

Las opciones pueden comprarse y venderse en las bolsas al igual que las propias acciones subyacentes.

Opciones de compra y opciones de venta


Una opción de compra es una apuesta alcista sobre una acción. Al comprar una opción de compra, el operador apuesta por que la acción subyacente aumentará de valor.

Si cree que el repunte de las acciones tecnológicas continuará, puede comprar opciones de compra de QQQ que venzan en 3 meses con un precio de ejercicio un 30% superior al precio actual de la acción de QQQ.

Las llamadas de esta naturaleza están “fuera del dinero” (OTM), lo que significa que expirarán sin valor a menos que la acción subyacente suba por encima del precio de ejercicio al vencimiento.

Si el precio de la acción está por encima del precio de ejercicio al vencimiento, la opción de compra será ITM y el titular del contrato podrá comprar (o “llamar”) 100 acciones al emisor de la opción al precio de ejercicio.

Como puede ver, esto expone a los emisores de opciones a un riesgo a la baja significativamente mayor que a los compradores de opciones. Más adelante hablaremos de ello.

Una opción de venta es una apuesta bajista sobre una acción. Las opciones de venta se adquieren cuando el comprador piensa que el valor subyacente disminuirá en un periodo de tiempo específico.

Pero a diferencia de una opción de compra, una opción de venta ofrece al comprador la posibilidad de vender un valor al precio de ejercicio predeterminado.

Si una opción de venta vence ITM. Significa que la acción ha disminuido y el comprador tendrá derecho a “poner” 100 acciones al emisor al precio de ejercicio, cobrando la diferencia en beneficio.

Si compra una opción de venta de QQQ de 275 dólares y el precio de la acción es de 250 dólares al vencimiento. El comprador puede vender 100 acciones al emisor a 275 dólares y recomprar las acciones a su corredor a 250 dólares, cobrando un beneficio por la diferencia.

Comprar o vender opciones


Comprar una opción significa que sólo está arriesgando su capital. Si compra 500 dólares en opciones de compra de QQQ y las mantiene hasta el vencimiento sin alcanzar el precio de ejercicio, perderá los 500 dólares iniciales y nada más.

Esto se aplica tanto a las opciones de compra como a las de venta: sólo se puede perder lo que se ha invertido al comprar opciones.

Sin embargo, vender una opción es diferente.

Un emisor de opciones cobra una prima cuando vende el contrato a un comprador.

En el ejemplo anterior, el comprador paga al emisor una prima de 500 dólares por los derechos que le proporciona el contrato de opciones. Si el contrato vence sin valor, el comprador se queda sin 500 dólares y el emisor se embolsa la prima.

La mayoría de los contratos de opciones acabarán por no tener valor. Pero los vendedores de opciones se exponen a un riesgo a la baja potencialmente ilimitado.

Si un emisor vende una opción de compra justo antes de un repunte de las acciones, podría perder mucho más que la prima que cobró; en teoría, las pérdidas potenciales son infinitas.

Debido a este mayor riesgo, la mayoría de los corredores sólo permiten a los operadores sin experiencia comprar opciones de compra y de venta. Acceder a la venta de opciones suele requerir una experiencia inversora más importante.

Diferencias entre acciones y opciones


El precio de las opciones se basa en el de las acciones subyacentes. Pero los contratos son derivados y no ofrecen ningún derecho a la equidad como la propiedad de las acciones.

La primera fórmula para fijar el precio de las opciones se llama fórmula Black-Sholes. Pero hoy en día la mayoría de las opciones en las bolsas americanas se fijan con el modelo de fijación de precios binomial.

El riesgo de las opciones puede medirse mediante cuatro factores diferentes, cada uno de los cuales recibe el nombre de una letra griega del alfabeto.

Delta – El principal factor de riesgo griego es la relación entre el precio de la opción y el precio de la acción subyacente. Delta se utiliza a menudo para la cobertura, ya que proporciona el número de acciones necesarias para compensar la posición de la opción (por ejemplo, un delta de 0,6 significa que deben comprarse 60 acciones para igualar una opción de venta).


Gamma – La tasa de cambio entre el delta de la opción y el precio de la acción subyacente. La gamma trata de medir cuánto se movería el delta de la opción en relación con los movimientos de la acción.


Theta – Todas las opciones tienen un vencimiento, lo que significa que pierden valor a medida que se acerca la fecha de vencimiento. Theta mide este factor de decaimiento temporal en relación con el precio de la opción.


Vega – V significa volatilidad. Vega mide el precio de la opción en relación con la volatilidad del activo subyacente. Un aumento en la volatilidad de las acciones no siempre afectará a una opción de la misma manera, de ahí la necesidad de medir Vega.


Conclusión

Las opciones no son los derivados más complejos del mundo del trading, pero entender cómo se mueven en relación con sus acciones subyacentes puede llevar tiempo de aprendizaje.

Hay una razón por la que los corredores limitan la cantidad de operaciones con opciones que pueden realizar los novatos: las opciones implican apalancamiento y cometer un error puede costar más que el valor de su cuenta.

Escribir opciones es una estrategia de negociación avanzada no apta para quienes no tienen experiencia o suficiente apetito de riesgo.

La compra de opciones conlleva menos riesgo, pero la volatilidad de los derivados puede inquietar a ciertos operadores.

Sin embargo, si usted es un operador seguro de sí mismo que desea aumentar el apalancamiento sin utilizar el margen, las opciones pueden proporcionarle una vía para obtener los beneficios extraordinarios que está buscando.

DESCARGA GRATIS

Aprende trading con nuestras Guías

Otros artículos

media móvil simple (SMA)

Media móvil simple (SMA)

La media móvil simple (SMA) es una popular media móvil que toma un cálculo del precio medio durante un periodo de tiempo específico. Introducción Las

delta

Delta

La delta es una medida sencilla utilizada en la negociación de derivados para indicar la relación entre el precio de una opción y el precio

altcoin

Altcoin

Altcoin es un término coloquial utilizado en finanzas para describir cualquiera de las criptodivisas sucesoras y competidoras de Bitcoin. Aunque no hay una regla fija

Guias trading

Aprende trading con nuestras Guías